jueves, 19 de enero de 2017

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.

¡Hola, soperos! Llevo tiempo sin subir cosas al blog, lo se. Últimamente estoy dejando esto muy abandonado y, a partir de ahora como propósito de año nuevo intentaré subir más cosas. El problema es que no estoy leyendo mucho y me cuesta seguir las lecturas, pero tranquilos, pronto pasará.

Hoy os traigo esta reseña de este magnifico libro y he de dar las gracias a la Editorial Espasa por darme un ejemplar.


Hoy me voy a repetir como siempre. Hoy voy a volver a decir que llevo tiempo queriendo leer este libro, pero ¿qué voy a decir si es la verdad? La portada y el título me llamaron la atención, lo vi en una librería y me lo apunté como posible lectura. Pero pasaban los meses y se me olvidó que lo tenia guardadito (ebook) y cogiendo telarañas. Me decidí cuando vi el trailer y supe que ya era la hora de leerlo, sí un poco tarde, Pero mejor tarde que nunca.
Tenía pensado subir esta entrada con el plus de la película y decir mi opinión de las cosas, pero no a podido ser, solo os traeré la reseña del libro, pero espero que os guste.



Título: No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.
Autora: Laura Norton
Editorial: Espasa
Páginas: 352
Precio: 19.90€
 Si estás leyendo estas líneas  es que te ha llamado la atención el título.
¿Te gustaría decírselo a alguien? ¿Serías capaz de decírtelo a ti mismo? Y lo más importante:  ¿te gustaría mantener durante un buen rato la sonrisa que se te ha quedado en la cara? Pues esta es tu novela.
Te podríamos contar con más o menos gracia de qué va la cosa,  para que te hicieras una idea: que si la protagonista, Sara, es muy  maja, que si tiene un trabajo muy interesante (es plumista, ¿a que nunca lo habías oído?), que si es un pelín obsesiva y alérgica a los sobresaltos...
Por supuesto, la vida se le complica y se encuentra con que  su piso se convierte en una especie de camarote de los  hermanos Marx cuando en la misma semana se meten a
vivir con ella su padre deprimido, su hermana rebelde y  su excéntrico prometido y, sobre todo, el novio al que  lleva mucho tiempo sin ver...
Pero mejor no te lo contamos porque te gustará  leerlo. Lo único que necesitas saber es que, desde  el título, te garantizamos unas cuantas horas de  descacharrante diversión como hacía tiempo que no disfrutabas.



No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, es una novela ágil,  fácil de leer, entretenida y con bastantes toques de humor. A mi parecer es el libro perfecto para desconectar y pasar un buen rato, ya que te reirás mucho con el.

La historia comienza desde que Sara va al instituto, donde siente un flechazo por un  músico que va al mismo curso que ella y le ayuda en una obra de teatro. 

Sara Escribano, una joven que estudió química, se da cuenta de que ese no es el trabajo de su vida y, decide dar un giro a su vida  para dedicarse a las plumas, Sara será plumista durante todo el libro. Profesión que me llamó mucho la atención ya que no suele ser la típica profesión que sale en los libros. 

A lo largo de la historia veremos como Sara monta un negocio y parte de su vida.
Empezará a vivir con su padre, su hermana y con varios problemillas que se le irán presentando.

No sabéis lo difícil que es reseñar este libro, no es el típico libro donde puedes hacer un espoiler tras otro, es que es un libro que tienes que leer y disfrutar, puedo descubrir todo con solo una frase, aunque también es predecibles en varios momentos.



Los personajes están muy bien construidos, a mi parecer todos lo están. Unos más que otros ya que no todos salen por igual, pero la familia Escribano está muy lograda, una familia de locos(a buenas). Todos tienen sus mas y sus menos, pero como una persona normal. Aunque a mi parecer, los mejores personajes son los padres. Es la típica pareja española, con unas discusiones que te sacarán una sonrisa. Las hermanas me gustan, pero hay veces que no les entendía. Son totalmente diferentes, Sara es negativa y cree que lo hace todos mal, Lu es una niña mimada que cree que lo tiene todo y, es muy creída. Pero, eso es lo que me gusta, aparecen inseguridades, decepciones, tristeza, alegría... Este libro muestra como es la realidad, no todo sale como todo el mundo desea y en esta obra lo muestra, aunque en un sentido más cómico. Los personajes son personas reales y no los típicos con el ego muy alto y muy seguros de si mismos que lo tienen todo con solo chasquear los dedos.

En conclusión, No culpes al karma es una novela muy entretenida que te invita a seguir leyendo, te lo pasarás bien y lo más seguro es que te rías con las locuras de los personajes. Un lectura ligera con un ritmo ágil. Si eres español, puede que te sientas identificado, ya que se nota que la autora es española.




1 comentario:

  1. ¡Hola cielo!
    Este libro no me acaba de convencer, más que nada porque no es un género que suela leer, pero nunca se sabe si al final le de una oportunidad.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar